Alergólogos prevén una primavera moderada para los alérgicos

Subrayan la importancia de tener en cuenta medidas preventivas

·      Las bajas temperaturas registradas durante el invierno son las causantes de una polinización tardía en la provincia de Albacete.

·      Ojos llorosos, moqueo constante o dificultad para respirar, son algunos de los síntomas que sufren los alérgicos en esta época del año.

gramíneasLos especialistas del Servicio de Alergología del Área Integrada de Albacete señalan que debido a las bajas temperaturas registradas durante el invierno, esta primavera se presenta con un riesgo moderado para alérgicos de nuestra provincia.

En la provincia de Albacete un tercio de la población sufre algún tipo de alergia. Las más comunes son principalmente al polen de las gramíneas y del olivo, plantas que abundan en esta zona. Así lo ha confirmado Miguel Torrecillas, jefe de sección del Servicio de Alergología, quien ha destacado que “con el otoño y el invierno tan fríos y secos que hemos tenido la primavera se ha retrasado un poco y va a ser más leve que otros años para los alérgicos”.

Los síntomas más habituales son la rinoconjuntivitis alérgica, picor de ojos o nariz, lagrimeo constante, estornudos o salida de mucosidad acuosa por la nariz. En los casos más graves puede producirse sensación de ahogo, toses frecuentes y pitidos al respirar.

En este sentido, el jefe de sección del Servicio de Alergología, ha señalado la importancia de “realizarse un estudio y recibir un tratamiento adecuado para descartar el resfriado común”, aunque según ha destacado, “la mayoría son pacientes llevan varios años de evolución”.

En cuanto al núcleo de población más afectado por estas alergias, el jefe de sección de Alergología del Área Integrada de Albacete ha explicado que, “es principalmente gente joven, sobre todo menores de 25 años”.

La prevención es la clave

Entre las medidas preventivas, Torrecillas ha indicado que “es importante saber a qué tipo de polen se es alérgico para saber cuál es la época de polinización y poder así prevenir los síntomas”.

La mejor manera de prevenir la reacción alérgica al polen es minimizar el contacto con él, por lo tanto, es aconsejable ir de vacaciones a lugares libres de pólenes, mantener cerradas las ventanillas del coche durante los viajes y evitar actividades físicas en días secos y calurosos. Así como, utilizar vaporizadores de agua dentro de las viviendas, evitar tumbarse en el césped o permanecer en zonas de abundante polinización como parques y jardines, sobretodo en días soleados y ventosos.

Deja un comentario