Asociación Provincial de Agricultores y Ganaderos reclama a la Confederación Hidrográfica del Tajo que limpie los cauces con urgencia

Ante las intensas lluvias de los últimos días, que han causado el desbordamiento de arroyos e inundación de parcelas agrícolas en varias zonas de la provincia, la Asociación Provincial de Agricultores y Ganaderos-APAG-  quiere denunciar públicamente el mal estado de los cauces y en general del dominio público hidráulico, cuya limpieza es competencia de la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT).

Agricultores y Ayuntamientos se quejan de que cuando piden permiso para hacer algún trabajo de desbroce o limpieza en los cauces, la Confederación no se lo da  y hay cauces completamente taponados por troncos y maleza, los cuales forman auténticas presas, que cuando revientan anegan caminos, parcelas y todo lo que encuentran a su paso.

El río Cañamares es un ejemplo de esta situación, El pantano de Pálmaces está al 71% y se han abierto las compuertas, por lo que el río a su paso por Castiblanco, etc.. se ha desbordado, debido a la acumulación de árboles y maleza en el cauce. También se ha desbordado el río Aliendre en Espinosa y Cogolludo y el Henares en Jadraque, que ha anegado toda la zona de la Dehesa. En Arbancón, el arroyo Salcedo ha rebosado inundando caminos y siembras.

El alcalde de Arbancón, Gonzalo Bravo, asegura que está indignadísimo, ya que todos los años escribe a la Confederación para que limpie el arroyo y “nunca me han contestado, y estoy limpiando el tramo urbano por mi cuenta y riesgo”, asegura. “Sólo tenemos obligaciones y ellos parece que no tienen ningún deber”.

Uno de los cultivos afectados ha sido el espárrago verde en la zona de Ciruelas, Heras de Ayuso y Torredelburgo, por el desbordamiento del  Henares en un momento crítico, cuando estamos a punto de comenzar la campaña de recogida.

En la comarca de Sigüenza el río Dulce, desde Bujarrabal, pasando por Estriégana, Aragosa, Jodra del Pinar y Mandayona, se ha desbordado totalmente, anegando caminos y vegas.

El Henares ha sido otro desastre. En la pedanía seguntina de Mojares, – tan sólo un poco más abajo de su nacimiento en Horna- el río se desbordó, inundó la carretera y el agua llegó a saltar el puente y a romper la barandilla. Ha habido desbordamiento también en Alcuneza y Moratilla. Ha sido un auténtico desbordamiento, según explica José Ángel concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Sigüenza y agricultor, quién asegura que el río  no tiene cauce, no tiene hondura, apenas un metro o algo más y en cuanto baja así, se desborda.

Algo parecido ha ocurrido en el río Salado en la zona de la Riba, Imón, o Santamera donde se inundó la carretera y los vecinos no se atrevían a entrar ni salir del pueblo.

“Los cauces están muy sucios, van acumulando carrizos y no se han limpiado en años, afirma Faustino, agricultor de Jodra del Pinar, y en cuanto sube un poco el nivel del río se pone al nivel de las parcelas y se inunda todo.”. La Confederación debería mantenerlos o sino autorizan para que lo hagamos los particulares o los ayuntamientos. Ahora ni hacen ni dejan”, asegura.

APAG exige a la Confederación Hidrográfica del Tajo que mantenga limpios los cauces de arroyos y ríos con el fin de evitar estos daños y estar preparados para situaciones como las provocadas por las últimas borrascas. Así se lo ha hecho saber el presidente de APAG al subdelegado del Gobierno esta misma mañana, a quién se presentará un escrito para cursar a la Confederación.

La Asociación pide también el apoyo de la Diputación Provincial para hacer un frente común y reclamar a la Confederación que se haga cargo de los cauces, que están abandonados, y si es necesario se llegue a algún acuerdo con la Institución Provincial en este asunto.

Fuente: asajaclm.org

Deja un comentario