“CALÍGULA” de Albert Camus, bajo la dirección de Mario Gas, el 1 de octubre en el Teatro Circo de Albacete

Mario Gas dirige Calígula de Albert Camus, un montaje protagonizado por Pablo Derqui y que trata temas recurrentes en la obra del autor como el absurdo existencial, la enajenación metafísica, el sufrimiento y la lógica del poder.

Calígula es una de las grandes piezas dramáticas de Albert Camus. Basada en el Emperador Romano descrito por Suetonius, Caligula es en realidad una serie de obras dentro de una única pieza. El protagonista de la obra, interpretado por Derqui, se encuentra cara a cara con lo absurdo tras la muerte de su hermana/amante y somete a sus súbditos a una aterradora serie de demostraciones de lo que él considera ser la verdad absurda: que los hombres mueren y son infelices.

Anteriormente, Derqui había trabajado bajo las órdenes de Mario Gas en La muerte de un viajante de Arthur Miller, representada en el Teatre Lliure en 2009. La pieza, una crítica a los valores conservadores y a la falacia del sueño americano, consagró a Miller como dramaturgo en 1949.

Una coproducción de Festival de Teatro Clásico de Mérida, Teatre Romea y Grec 2017 Festival de Barcelona. El absurdo existencial, el sufrimiento y la lógica del poder son algunos de los temas que toca este montaje, que pone en escena una de las grandes piezas dramáticas del novelista y dramaturgo francés nacido en Argelia.

Domingo, 1 de octubre de 2017 a las  20:00 horas. 

COMPRAR ENTRADAS ON LINE

LA OBRA

‘Calígula’ de Albert Camus

Calígula es una obra dentro de una obra de teatro. Lo que el emperador absurdo está intentando es una demostración dramática y mortal de una simple realidad: que la gente muere y es infeliz. ¿Qué intenta demostrar Camus? Para responder a esto necesitamos entender cómo trabajó Camus. Desde los primeros días de su carrera de escritor, Camus habló de sus “obras”. Estas vendrían en ciclos: el absurdo; revuelta; y amor. No vivió para completar su plan. Cada ciclo se compone de tres obras  complementarias, una novela, un ensayo y una obra de teatro. Calígula pertenece al ciclo absurdo junto con la novela L’Étranger y el ensayo Le Mythe de Sisyphe. El segundo ciclo de la revuelta se compone de La peste (novela), L’Homme révolté (ensayo) y Les Justes (juego). Su novela inacabada, Le premier homme, junto con el ensayo Le Mythe de Nemesis y la obra de teatro Don Faust habrían compuesto el tercero.

Caligula fue escrito en 1939 y, originalmente, Camus pretendía que fuera interpretada por el Théâtre de l’Equipe, un grupo teatral que ayudó a fundar. Sin embargo, la obra no se llevó a escena hasta 1945 en el Théâtre Héberot, donde estuvo en cartel durante un año. Entre 1939 y 1945 Camus realizó modificaciones a la obra para cumplir con los cambios que el mundo estaba experimentando, aunque el centro de la misma no se modificó jamás. Caligula no es una obra política preocupada por los peligros de la política extrema ni es una condena de la dictadura. Es una pieza sobre la filosofía del
absurdo.

Para Camus, este absurdo se experimenta como parte de la condición humana: en lugar de una realización lentamente progresiva, el absurdo estalla. El ensayo de Camus pasa por tres etapas. Primero observa cómo se experimenta el absurdo, luego cómo deben interpretarse estas experiencias y, finalmente, por qué las diversas soluciones que se ofrecen a las mismas son inadecuadas. Camus estaba particularmente preocupado por aquellos que “evaden” el problema buscando una salida del mundo y de la condición humana. También estaba familiarizado con las ideas gnósticas. Su disertación fue sobre la metafísica cristiana y el neoplatonismo. Reconoció tanto en el cristianismo como en el marxismo un enfoque maniqueo del problema.

Ambos ven el mundo como un lugar hostil y sus habitantes en necesidad de ahorro. Ambos dependen de fuerzas mesiánicas -Jesucristo y el Partido, o Proletariado-. Por último, ambos ven la construcción de la historia hacia un final, el Día del Juicio para los cristianos, el marchitamiento del Estado y el comunismo puro para los marxistas. Lo que viene con este enfoque es una ética que sostiene cualquier cosa que trabaje para lograr el fin.

Calígula no es sólo un tirano asesino. Tampoco es simplemente un dictador loco. Seguro que es asesino y bastante insano, pero hay claridad en su método. La mayoría de los tiranos pasan su tiempo tratando de evitar ser asesinados o derrocados; Calígula no hace nada para apaciguar a la gente o a sus detractores. Todos a su alrededor son
humillados y maltratados, pero ¿por qué? ¿Qué espera lograr? La respuesta es nada menos que la transfiguración del mundo.

Calígula quiere sostener la luna en sus manos. Hacerlo es imposible. Enviar a su amigo Helicon para encontrarla, verla flotando en la superficie de un lago y dragarlo fuera del agua, es absurdo. Sabe que está pidiendo lo imposible. Sería igualmente imposible, en su mente, enviar a Helicon a buscar significado en el universo, una justificación para vivir la propia vida de una manera o de otra. Si no puede conseguir la luna en sus manos y sabe que no puede, entonces se conformará con que todos entiendan la verdad del mundo: “Haré de ellos un regalo real, el regalo de la igualdad. Y cuando todo está nivelado, cuando el imposible ha venido a la tierra y la luna está en mis manos – entonces, tal vez, seré transfigurado y el mundo renovado; Entonces los hombres no morirán más y por fin serán felices”.

Ficha artística

Autor: Albert Camus
Traducción: Borja Sitjà
Dramaturgia y dirección: Mario Gas

Reparto:

Pablo Derqui (Calígula)
Borja Espinosa

Mía Esteve (Cesonia)
Pep Molina
Anabel Moreno
Ricardo Moya
Bernat Quintana (Escipión)
David Vert (Helicón)

Escenografía: Paco Azorín
Iluminación: Quico Gutiérrez
Figurinista: Antonio Belart
Jefa de producción: Maite Pijuan
Producción ejecutiva: Marina Vilardell
Una coproducción de Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida, Teatre Romea y Festival Grec

El autor

Albert Camus (1913-1960)

Novelista, ensayista y dramaturgo. Ganador del Premio Nobel de Literatura en 1957. Fue un representante de la literatura francesa no metropolitana. Su origen en Argelia y sus experiencias allí en los años treinta fueron influencias dominantes en su pensamiento y trabajo. De padres semi-proletarios, apegado a los círculos intelectuales de tendencias fuertemente revolucionarias, con un profundo interés por la filosofía, llegó a Francia a la edad de veinticinco años. El hombre y los tiempos se reunieron: Camus se unió al movimiento de resistencia durante la ocupación y, tras la liberación, fue columnista del periódico Combat. Sus actividades periodísticas fueron una respuesta a las demandas de la época: en 1947 Camus se retiró del periodismo político y, además de escribir ficción y ensayos, fue muy activo en el ámbito del teatro como productor y dramaturgo (por ejemplo, Calígula, 1944). También adaptó obras de Calderón, Lope de Vega, Dino Buzzati y Requiem de Faulkner para una monja. Su amor por el teatro se remonta a su pertenencia a L’Equipe, un grupo de teatro argelino cuya “creación colectiva” Révolte dans les Asturies (1934) fue prohibida por razones políticas.
El ensayo Le Mythe de Sisyphe (1942) expone la noción de Camus sobre lo absurdo y su aceptación con “la ausencia total de esperanza, que no tiene nada que ver con la
desesperación, con un rechazo continuo, que no debe confundirse con renuncia y una insatisfacción consciente”. Meursault, personaje central de L’Étranger (1942) ilustra parte de este ensayo: el hombre como la víctima nauseada de la absurda ortodoxia del hábito, más tarde -cuando el joven asesino enfrenta la ejecución- tentado por la
desesperación, la esperanza y la salvación. El Dr. Rieux de La Peste (1947), que incansablemente asiste a los ciudadanos de Orán, afectados por la peste, promulga la
revuelta contra un mundo de absurdos e injusticias, y confirma las palabras de Camus: “Nos negamos a desesperarnos de la humanidad. Sin tener la ambición irracional de
salvar a los hombres, todavía queremos servirles”. Otras obras conocidas de Camus son La Chute (1956) y L’Exil et le royaume (1951). Su austera búsqueda del orden moral encontró su correlato estético en el clasicismo de su arte. Era un estilista de gran pureza e intensa concentración y racionalidad.
Fuente: Nobel Lectures, Literature 1901-1967, Editor Horst Frenz, Elsevier Publishing Company, Amsterdam, 1969.

 

El director

Mario Gas
Actor, director de cine, teatro y ópera, además de gestor cultural. Como actor de teatro ha trabajado en una treintena de producciones, entre otras muchas: Doña Rosita la
soltera (1980), Édip tirà (1993), La Orestíada (2004), Fausto (2003), Electra (2003), Don Juan (2008), A little night music (2000), Follies (2012), Julio César (2013), El largo viaje del día hacia la noche (2014) y El filósofo declara (2016).
Como director teatral ha dirigido casi un centenar de espectáculos, entre los cuales destacan: Martes de carnaval (1995), El zoo de cristal (1995), El rapte del serrallo (1996),
Sweeney Todd (1995), La reina de belleza (1998), A little night music (2000), La mare coratge i els seus fills (2001), The full monty (2001), La Orestíada (2004), Las troyanas
(2008), Muerte de un viajante (2009), Un tranvía llamado deseo (2011), Follies (2012) o Invernadero (2015), Sócrates. Juicio y muerte de un ciudadano (2014-2016) e Incendios (2016-2017).

Como director de ópera ha trabajado en El barbero de Sevilla, La Traviatta, L’elisir d’amore, Madame Butterfly o Turandot, entre muchos otros.
En cine ha dirigido e interpretado la película El Pianista (1998) y, como actor, ha trabajado en Coronel Macià (2006), La puta y la ballena (2004), Smooking Room (2002),
Amic/Amat (1999) o El largo invierno (1992). A esta vertiente cinematográfica hay que añadir que es actor de doblaje conocido para ser la voz habitual de los actores John
Malkovich, Ben Kingsley o Geoffrey Rush. Estació d’enllaç (1995), Descalç sobre la terra vermella (2012), Isabel (2013) y Nit i dia (2015) han sido algunas de las series de televisión en las cuales también ha participado.
A lo largo de su carrera ha recogido varios premios: premio Butaca a la mejor dirección teatral (La reina de belleza), el premio Nacional de Teatro (Sweeney Todd), dos premios Max a la mejor dirección (Sweeney Todd y Follies) y un tercero como mejor espectáculo de teatro (La reina de belleza) o el premio Ciutat de Barcelona de las Artes Escénicas (La reina de belleza).

El protagonista

Pablo Derqui
Licenciado en Interpretación por el Institut del Teatre de Barcelona. Licenciado en Humanidades por la Universitat Pompeu Fabra.
En teatro destacan sus interpretaciones en L’ànec salvatge dirigida por Julio Manrique (Teatre Lliure); Desde Berlín. Tributo a Lou Reed, dirigida por Andrés Lima (Teatre Romea); Una giornata particolare, dirigida por Oriol Broggi; L’Orfe del clan dels Zhao, dirigida por Oriol Broggi (Teatre Romea); 28 i mig, dirigida por Oriol Broggi (Biblioteca de Catalunya); Un enemic del poble, dirigida por Miguel del Arco (Teatre Lliure); Roberto Zucco, dirigida por Julio Manrique (Teatre Romea); Hedda Gabler, dirigida por David Selvas (Teatre Lliure); Mort d’un viatjant, de Arthur Miller i dirigida por Mario Gas (Teatre Lliure); Unes veus, dirigida por Marta Angelat (Teatro Español); Tenim un problema, dirigida Àngel Llàcer (Teatre Villarroel); Ja en tinc 30!, dirigida por Àngel Llàcer (Teatre Condal); Porno, con dirección de Dani Salgado (Teatre Lliure); Les justes, de Albert Camus con dirección de Silvia Ferrando (Teatre Lliure), y Tatuatge, de Dea Loher con dirección de Pep Pla (Teatre Artenbrut).
En cine ha participado en María (y los demás), dirección Nely Reguera; Neruda, dirección Pablo Larraín; Los ojos de Julia, dirección Guillem Morales; Aviones, cortometraje dirigido por Alex Rademakers; Expulsados 1609, La Tragedia de los Moriscos, docudrama dirigido por Miguel E. Lopez Lorca; Del amor y otros demonios, con dirección de Hilda Hidalgo; Barcelona [Un mapa], con dirección de Ventura Pons; Lo mejor de mí, con dirección de Roser Aguilar; Salvador, con dirección de Manuel Huerga; Fuerte Apache, con dirección de Jaume Mateu; El habitante Incierto, con dirección de Guillem Morales; y The Tulse Luper Suitcase, con dirección de Peter Greenaway.
En televisión ha participado en las series La catedral del mar, con direciión de Jordi Frades; Pulsaciones, dirección de Emilio Aragón, David Ulloa y David Victori; Nit i dia,
dirección de Manuel Huerga y Oriol Paulo; El cafè de la Marina, con dirección de Silvia Munt; Descalç sobre la terra vermella dirigida por Oriol Ferrer; Isabel con dirección de
Jordi Frades; Hispania de Bambú Producciones; Ventdelpla de Diagonal TV; Mà morta pica a la porta, con dirección de R. Costafreda; El síndrome de Ulises en Antena 3; Porca Miseria dirigida por Joel Joan; Majoria Absoluta dirigida por Joaquín Oristrell; Pets-and-Pets.com dirigida por Sergi Schaff, y Temps de Silenci dirigida por Jesús Segura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *