CSIF contra la intención de PSOE y Podemos de modificar la Ley de Empleo Público para “premiar a funcionarios políticos”

“Pedimos que retiren inmediatamente sus indignas enmiendas”.

“Si las mantienen tendrán nuestro rechazo y movilización contra este atropello”.

“Veni, vidi, vici”.

Comunicado del sindicato CSIF:

Ante la desvergüenza política de la presentación, por PSOE y PODEMOS, de enmiendas de modificación de la Ley de Empleo Público de CLM, CSIF exige que, si tienen un mínimo de decencia política, las retiren inmediatamente.

Anunciamos que, de no hacerlo, tendrán nuestro total enfrentamiento y movilización contra esta fechoría veraniega, que viene a incrementar los privilegios de la “casta” frente a los ciudadanos de a pié y que se ha hecho al margen de la Mesa General, lo que demuestra su desprecio a la legítima representatividad de los trabajadores.

Resumiendo, diremos que la enmienda que presentan estos “socios” de gobierno, modificaría la Ley 4/2011 de Empleo Público para dar carrera profesional, mediante la consolidación del grado personal más alto de su grupo, a todos los funcionarios que sean nombrados altos cargos de la Junta, alcaldes con dedicación exclusiva, presidente de diputación, diputados, senadores, directores generales, gerentes de empresa públicas, etc.

Mientras estos funcionarios-altos cargos consiguen el nivel más alto, por vía rápida, el resto de empleados públicos están sin carrera profesional y ascenderán en el escalafón, pasito a pasito, según vayan quedando vacantes de mayor categoría.

A lo más que puede aspirar un funcionario del Grupo A1, por ejemplo, es a conseguir, a través del concurso general y muchos años, un nivel 25, mientras que, si tiene el privilegio del dedazo para alto cargo, llegará sin demora al nivel 30, una injusticia y un agravio comparativo que premia así, para siempre, a la clase política; no hay justificación y CSIF estará en contra de este atropello, hecho con “veranicidad”.

Además, su aplicación tendría carácter retroactivo, desde la creación de la Junta para los altos cargos autonómicos y desde que entró en vigor la Ley 7/2007, del 12 de abril, para el resto.

Como atañe a tantos, no sabemos cuántos, es difícil cuantificar el costo de esta prebenda pero parece que eso no importa, cuando vienen negándonos la recuperación de derechos recortados, la cobertura de bajas y vacantes precisas para tener Servicios Públicos de calidad, entre otras muchas cuestiones. Esto es una burla al resto de funcionarios y a los ciudadanos en general, que ven en peligro la calidad de los servicios que precisan y merecen.

Esto, nada más aterrizar los podemitas en el gobierno regional, ha sido lo más urgente; su apoyo empieza a dar “frutos”, sobre todo para ellos, cumpliendo ese dicho de que “la caridad bien entendida empieza por uno mismo”. ¿Son éstos los que decían venir a servir a los ciudadanos y que no aceptarían privilegios?. Sus actos les definen, ya sabemos lo que nos espera.

Sorprende que sea la única enmienda con calado que presenta PODEMOS en esta nueva etapa de tramitación de Presupuestos, cuando anteriormente voto EN CONTRA, la diferencia estriba en que ahora han ganado una Vicepresidencia y una consejería sin estructura.

Molina, el flamante vicepresidente, el que cambió su voto a los Presupuestos, beneficiario, a la sazón, de esta medida que, por cierto, utilizó para argumentar su voto negativo, decía que propondría “medidas directas para la mejora de la vida de la gente y pautas que permitan la modernización de la administración pública”.

Pues resulta que “la gente” a la que quieren mejorar la vida, son ellos mismos y premiar a los funcionarios, metidos a políticos, con estas regalías, ¿ es la modernización de la administración que proponen los que decían que no aceptarían privilegios?.

Un esclavo de sus palabras, que se ha retratado, con prontitud, con sus actos:

“Una cosa es predicar y otra, dar trigo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *