Denuncian que Medio Ambiente permite la destrucción de la mayor colonia de cernícalo primilla de la provincia de Albacete

La SAO se verá obligada a denunciar los hechos ante la Fiscalía de Medio Ambiente y ante el Juzgado de Instrucción correspondiente, para que estos determinen si la actuación de la administración regional constituye  delito medioambiental y de prevaricación, por entender que existen indicios de delito.

El pasado mes de junio, la Sociedad Albacetense de Ornitología puso en conocimiento de la Consejería la existencia de trabajos de extracción en la cantera El Campillo de Almansa y en la cual, tras algunos años de inactividad se habían instalado  sendas colonias de cernícalo primilla, así como de avión zapador y de abejaruco.

Hay que recordar que todas estas aves están protegidas por la legislación ambiental europea, nacional y autonómica.

Tras la denuncia de la SAO, se consiguió la paralización de la actividad y la retirada de la maquinaria. Además tuvieron conocimiento de que los trabajos se estaban desarrollando ilegalmente, al no disponer de los permisos necesarios por parte de los Organismos Oficiales. Esta Sociedad también constató cómo las colonias de aves (en pleno proceso reproductivo) habían sido afectadas por la actividad, al alterar y destruir en su caso, los lugares de nidificación y por las molestias ocasionadas por el trasiego de la maquinaria pesada.

La empresa tiene intención de continuar con los trabajos de extracción, lo que va a suponer la irremediable destrucción de la colonia de cría, que a nuestro juicio, en caso de no paralizar la actividad, supone una clara dejación de su deber por parte de los organismos ambientales de la Administración Regional.

Por si fuera poco, existe una Declaración de Impacto Ambiental de 2007 que impide la extracción de yesos en estas parcelas por motivos ambientales, considerando la extracción no compatible con la conservación de los valores naturales.

Por otro lado, las parcelas donde se pretende trabajar están ubicadas dentro del Monte de Utilidad Pública “Pinar de Almansa”. De acuerdo con la Ley de Montes de Castilla La Mancha, art. 38.7 “En ningún caso los aprovechamientos forestales podrán suponer contravención con la normativa de conservación de la naturaleza ni dañar a los recursos naturales protegidos, ni pérdida de la diversidad biológica o de la calidad del paisaje, ni comprometer la conservación o regeneración de las masas forestales, o aumentar su vulnerabilidad ante elementos meteorológicos, catástrofes o incendios, ni poner en peligro la conservación del suelo o el papel del ecosistema forestal como regulador del ciclo hidrológico”. Por tanto, queda claro la prevalencia de la conservación de los recursos naturales frente a una actividad económica de personas privadas. Además la Consejería debería revocar las autorizaciones cuando de las mismas se deriven daños y perjuicios no previstos al otorgarse.

La Ley 9/1999 de Conservación de la Naturaleza de Castilla La Mancha, regula la protección de la avifauna allí instalada, principalmente porque se trata de fauna protegida. Esta Ley prohíbe dar muerte, dañar, molestar o inquietar intencionadamente a la fauna silvestre y especialmente a la fauna amenazada, así como alterar o destruir su hábitat.

La Colonia de cernícalo primilla, es la mayor de la provincia, con más de 80 parejas según datos del censo elaborado en 2016 por esta Sociedad. La destrucción de sus nidos supondrá la destrucción definitiva e irreversible de estas colonias con el agravante de que el próximo año y venideros dejarán de nacer en torno a unos 240 pollos en el caso del cernícalo primilla, a una media de 3 pollos por pareja.

En iguales condiciones se encuentra el avión zapador, cuya población es poco conocida.

El Director Provincial de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, nos confirmó que los condicionantes ambientales serían determinantes en este proceso, por lo que desde esta Asociación han solicitado el expediente completo sobre este caso (de acuerdo a la Ley de acceso a la información medioambiental), incluidos los distintos informes del servicio encargado de proteger la biodiversidad. Lamentablemente, les han informado que una vez que los cernícalos primilla se marchen del lugar de cría, permitirán la explotación de la cantera, aunque esta especie es migradora y vuelve a sus lugares de cría año tras año.

La SAO, ante esta situación se verá obligada a denunciar los hechos ante la Fiscalía de Medio Ambiente y ante el Juzgado de Instrucción correspondiente, para que estos determinen si la actuación de la administración regional constituye  delito medioambiental y  de prevaricación, por entender que existen indicios de los citados delitos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *