En marcha un protocolo veterinario para proteger a las crías y los nidos de águila perdicera en Albacete

El Gobierno regional está trabajando en la supervivencia de aves rapaces en el Valle del Júcar, sobre todo del águila perdicera, una de las especies que están en mayor peligro de extinción y que se ve muy afectada por la tricomoniasis detectada en esta zona de la provincia de Albacete.

Por este motivo, la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural desarrolla campañas de control de la incidencia de la enfermedad, establecido un protocolo de detección de nidos, tratamiento de esta patología, y posterior revisión veterinaria de los pollos en sus primeros días.

El director provincial de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Manuel Miranda ha explicado que las campañas de control que se realizan desde hace ya algunos años “han permitido la detección de unas anómalas tasas de mortalidad sobre todo en una especie tan emblemática como el águila perdicera”.

Tras las investigaciones técnicas correspondientes, se estableció un alto porcentaje de infestación parasitaria por tricomonas en los pollos de esta especie protegida.

Las trichomonas son parásitos flagelados que viven en el tracto digestivo y urogenital. La amenaza que supone este parásito en las aves rapaces es especialmente importante en aquéllas que se alimentan de otras aves (ornitófagos) donde la prevalencia es extremadamente alta.

Los últimos muestreos de rapaces rupícolas (que nidifican en paredones rocosos) corroboran esta extrema riqueza de aves rapaces, con la identificación de varias parejas nidificantes de especies como el águila perdicera (en peligro de extinción), águila real, halcón peregrino, búho real (especies vulnerables) o cernícalos comunes (de interés especial).

Los datos obtenidos en el año 2015 en el Valle del Júcar arrojaron resultados de infestación que fluctúan entre el 25% y el 88,8% en palomas, lo que indica una presencia constante en la zona, un territorio extremadamente rico en valores naturales tanto faunísticos como florísticos y una de las áreas de concentración de nidificación de rupícolas más importantes de Castilla – La Mancha.

Desde entonces, según destaca Manuel Miranda, “el establecimiento del protocolo ha permitido obtener resultados espectaculares”, y que han sido ratificados por la Sociedad Albaceteña de Ornitología (SAO).

En este sentido, el director provincial de Agricultura ha puesto como ejemplo que en la última campaña 2016, los 10 pollos sobre los que se ha actuado han sobrevivido y abandonado los nidos tras el tratamiento veterinario “in situ”, realizándose hasta 10 visitas en las distintas plataformas rocosas en las que nidifican.

Estos trabajos se han realizado de forma coordinada entre el Servicio de Espacios Naturales, el cuerpo de Agentes Medioambientales y el Centro de Recuperación de la Fauna Silvestre de Albacete.

El propio responsable de la Junta acompañado de Julia Jiménez y Siro González, miembros de la Asociación de Albacetense de Ornitología ha visitado la zona para supervisar los trabajos en altura del equipo especializado de Agentes Medioambientales, destacando “su gran pericia y profesionalidad”.

“Estas actuaciones, junto a los cuidados veterinarios proporcionados sobre el terreno, son piezas clave para el mantenimiento del águila perdicera, especie en peligro de extinción en el Valle del Júcar”, ha aseverado Miranda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *