“Es la economía, estúpido” | Opinión | Por Fermín Álvarez

Por Fermín Álvarez @Ferminalv

La independencia de Cataluña era una buena noticia para unos y una mala noticia para otros pero que, tras un proceso discutido y discutible y un simulacro de votación que dejó mucho que desear, la hoja de ruta independentista tenga freno y marcha atrás por culpa, única y exclusivamente, de los movimientos del entramado financiero, no es una buena noticia para nadie.

Podemos hablar de la racionalidad como el bien más escaso en ambos bandos, de la visceralidad como el triste y solitario argumento de los vendedores de banderas, del oportunismo como elemento más buscado a la hora de esconder el futuro penal de unos y de otros por su afición de meter la mano en la caja, de la inocencia de quienes han “comprado” con ilusión la (falsa) idea de controlar su propio futuro, de la rentabilidad de una posición estratégica para hacer valer sus propuestas minoritarias con rango de ley o de un equivocado sentido de la autoridad para usar una fuerza desmedida para disimular su falta de criterio democrático. Podemos hablar de todo eso pero la auténtica verdad nos la chivó un tal Bill Clinton hace 25 años: “es la economía, estúpido”.

Podemos constatar todas nuestras sospechas: vivimos una distopía donde, bajo la apariencia lustrosa de una democracia formal, es el dinero el auténtico amo y señor de nuestros destinos, vidas y haciendas.  A quienes se nos encendieron todas las luces de alarma con la celebrada caída del Muro de Berlín, nos sirve de poco tener razón pero, al menos, tenemos la certeza de que nuestra capacidad de análisis crítico no está atrofiada del todo.

Que, quien controla las llaves de la caja de caudales, haya decidido que no le gustan las aventuras pretendidamente identitarias solo significa una cosa: que considera amortizados a unos fieles servidores que se pasaron un poquito de la raya fijando la cuantía de sus comisiones y, por tanto, como han atentado gravemente contra la gallina de los huevos de oro, ya pueden ir eligiendo un penal de 5 estrellas donde cumplir sus testimoniales condenas.

El resto del llamado “Proces” quedará dentro de pocos años en una anécdota con dos trayectorias, como la famosa cornada de Paquirri: Apenas supondrá una mínima reseña en los libros de historia que desaparecerá con el tiempo y habrá hecho ricos a los fabricantes y vendedores de “esteladas” mediante contenedores de billetes de curso legal europeo que ya viajan ufanos hacia destinos orientales.

Los imaginativos creadores de “memes” se equivocaron de personaje, sacralizaron a Piolín cuando el protagonista era el Tío Gilito…

One thought on ““Es la economía, estúpido” | Opinión | Por Fermín Álvarez”

  1. Jose Velasco says:

    Si analizamos lo que denominas “movimientos del entramado financiero” descubrirás que los dirigentes de la Caixa y B. Sabadell han tomado esta decisión por la fuga de depósitos que estaban sufriendo, incluido la propia Cataluña. Es decir ha sido las decisiones del pueblo las que han obligado a estos señores a tomar esta decisión ante la incapacidad del Sr. Puigdemont de convencer al pueblo de las ventajas de la independencia. El propio Arthur Más lo ha reconocido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *