“La Escuela Pública no es de ningún dios” Por Colectivo Puente Madera @CPuenteMaderaAB

Por *Colectivo Puente Madera @CPuenteMaderaAB

Imaginemos que un sacerdote señala el ave que habitualmente revolotea en lo alto de los retablos y explica:

Realmente el comúnmente denominado “espíritu santo” no es otra cosa que un ejemplar perteneciente a la familia de las colúmbidas, incluida en el orden columbiforme, que incluye no solo a las palomas sino también a las tórtolas y otros volátiles afines. Son unos pájaros bastante inteligentes que muestran signos de autoconsciencia, cosa que ya querrían la mayoría de los bichos, y además son monógamos, lo cual encaja perfectamente con nuestro concepto de matrimonio. En nuestra tradición se les asocia al “padre” y al “hijo” en la conocida como “santísima trinidad”, figura integrada por tres entidades que a la vez constituyen una sola, algo que contradice los principios más elementales de las matemáticas pero quizás encaje, al menos teóricamente, con los postulados de la física cuántica, donde la ciencia y la ciencia ficción a veces se confunden.

Supongamos que, no mucho después, avanzada la misa, alza la “sagrada forma” y afirma con voz solemne:

-Tomad y comed todos de este compuesto de harinas sin levadura, rico en gluten, de textura crujiente y fácil digestión, cuya masa se calienta a una temperatura de 170º hasta que el agua se evapora. Recordad que los hidratos de carbonos son esenciales en una alimentación equilibrada y que, no en vano, los cereales forman parte de la dieta humana mucho antes de la invención de la agricultura allá para el 8000 antes de la era común.

Situemos a otro cura en un lateral del templo rematando una confesión con estas palabras:

-Hermano, no has alcanzado el 50% de los estándares previstos en la programación parroquial. Tendrás que presentarte en septiembre con los deberes hechos y ésta es tu última convocatoria. Si no apruebas, tendrás que intentarlo con otra religión o hacer algún módulo de grado medio de ateísmo o herejía, o algo así…

Y anticipemos su contundente respuesta ante las protestas del feligrés:

-Sí, ya sé que cumples con los antiguos mandamientos, pero es que el decálogo ha sido sustituido por un moderno catálogo de competencias. Ahora lo importante no es portarse bien, sino estar dispuesto a “creer en creer”, o a desarrollar el “espíritu predicador”. Jeje, el mercado religioso está muy concurrido últimamente y hay que adaptarse a los nuevos tiempos.

En fin… ¿Cómo podríamos calificar las escenas anteriores? ¿Grotescas? ¿Estrafalarias? ¿Inapropiadas? Pues de igual forma que la iglesia no es el lugar adecuado para impartir biología, matemáticas o historia, la escuela no es el lugar adecuado para impartir catequesis. Si es que es muy sencillo. Las religiones se basan en dogmas y en mitos, mientras que la educación debe promover la libertad de pensamiento y el método científico, porque su principal objetivo consiste en generar personas libres y responsables, no acólitos. Ambas realidades son como agua y aceite, y sus espacios deben estar perfectamente delimitados para garantizar la salud intelectual y moral de la sociedad. Uno de los mejores teóricos del laicismo lo expresó con una claridad meridiana hace algo más de dos mil años: hay que dar “al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios”. Hoy en día diríamos que hay que dar “a lo público lo que es público, y a lo privado lo que es privado”. Y la escuela pública pertenece al pueblo, a todo el pueblo (creyente, agnóstico, indiferente, ateo…), y no a ningún dios, ni a ninguna de las muchas confesiones privadas que actualmente coexisten en nuestro país. Por eso apoyamos con todas nuestras fuerzas y en todos nuestros foros la campaña Por una Escuela Pública y Laica, Derogación de los Acuerdos con la Santa Sede, organizada por Europa Laica. Estamos en el siglo XXI. ¡Saquemos de una vez la religión de las aulas! ¡Permitamos a los niños  y a las niñas crecer y educarse en libertad de una vez! ¡Joder!

 

@CPuenteMaderaAB 

* El Colectivo Puente Madera está formado por Enrique Cerro, Esteban Ortiz, Elías Rovira y Javier Sánchez.

 

Deja un comentario