“La petición de los vecinos no era una cesión, era la recolocación de las rejas en su lugar original”

Aspecto actual del edificio después de ser arrancadas las rejas.

Guillermo García-Saúco, impulsor de la recogida de firmas para la recolocación de las rejas del edificio situado en la confluencia de las calles Marqués de Molins y Concepción de Albacete, ha reaccionado al anuncio, por parte del alcalde de la ciudad, Javier Cuenca, de “haber conseguido” la cesión “gratuita para el patrimonio histórico de la ciudad” de las mismas.

García-Saúco ha afirmado con rotundidad que su petición (a la que se han unido ya más de 1.500 personas que han firmado en la plataforma Change.org) se basa en la “recolocación” de las rejas que fueron arrancadas de este edificio histórico, la semana pasada.

“Nosotros no queremos que las rejas se pongan en cualquier sitio, las queremos en su edificio original, que fue para donde fueron herradas. El error en primer lugar fue retirarlas, pedimos al gobierno de la ciudad de Albacete que vuelvan a colocarse en su lugar original, el edificio de Marqués de Molins de donde fueron arrancadas de cuajo. Que unas ventanas tengan rejas no impide que se pueda desarrollar actividad comercial en el centro de la ciudad, es perfectamente compatible la preservación de nuestro patrimonio histórico-artístico con el comercio” ha afirmado García-Saúco.

rejas2Recordemos que un total de diez rejas del edificio de la de la calle Concepción número 11, esquina con la calle Marqués de Molins, uno de los más nobles de la “Gran Vía” albaceteña, diseñado por el arquitecto Julio Carrilero, fueron arrancadas la semana pasada para proceder a unas obras de una futura clínica dental. Estas rejas fueron diseñadas por el maestro herrero José Tejados Romero, artífice en el arte de la forja y la herrería, formado en Barcelona, en el ámbito de Gaudí y desde 1926, son patrimonio cultural e histórico de Albacete desde el plan de ordenación urbana.

Ayer, el alcalde de Albacete, Javier Cuenca, aseguraba que “había conseguido”, para el patrimonio municipal de la ciudad, las rejas del edificio de Marqués de Molins, “que hasta ahora eran propiedad privada”. Así lo acordó el alcalde de Albacete con el propietario del Inmueble, Juan Ramón García Ferre, tras una reunión que mantuvieron ayer por la tarde, en la que incluso se firmó el documento de “cesión gratuita” de las rejas al Ayuntamiento de la capital.

Cuenca defiende que la actuación del Ayuntamiento ha sido “una actuación basada en informes técnicos que han sido los que han ido determinando lo que se puede o no se puede hacer en el edificio” y que la Gerencia de Urbanismo emitió un informe en diciembre de 2014 en el que el técnico municipal dejaba claro que la eliminación de las rejas “sólo era posible en el caso de una reforma integral del local comercial, tal y como consta en las normas urbanísticas del Ayuntamiento que provienen del Plan General de Ordenación Urbana de 1999. Con ese informe y con las normas urbanísticas, este Ayuntamiento no podía dejar de conceder la licencia de obras con esos condicionamientos”, ha sentenciado.

El edificio de la calle Ancha antes de eliminar las rejas.

Esta es la petición original en la que Guillermo García-Saúco hacía la petición y recogía firmas:

https://www.change.org/p/javier-cuenca-por-la-recolocaci%C3%B3n-de-las-rejas-del-edificio-de-la-calle-marqu%C3%A9s-de-molins-11-albacete?recruiter=19262168&utm_source=share_petition&utm_medium=facebook&utm_campaign=autopublish&utm_term=mob-xs-share_for_starters-no_msg&fb_ref=Default

Excmo. Sr. Alcalde de Albacete:

Los ciudadanos de la ciudad de Albacete hemos podido comprobar, con notable disgusto, cómo a causa de unas obras se ha producido la eliminación de DIEZ grandes rejas del edificio de la calle Concepción número 11, esquina con la calle Marqués de Molins, uno de los más nobles de la “Gran Vía” albaceteña.

Ante lo cual, debemos exponer lo siguiente:

1. El edificio en cuestión, es obra del arquitecto Julio Carrilero Prat, que la proyectó en el año 1926, época de monumentalización del viejo Albacete. Período en el que, gracias a la iniciativa privada y al buen hacer de arquitectos como el mencionado Julio Carrilero, Manuel Muñoz, Ortiz o Buenaventura Ferrando, este último autor del Pasaje de Lodares; la ciudad cambió de imagen.

2. En cuanto a la rejería que cierra los vanos del aludido edificio, se debe a la labor del más notable artesano-creador del Albacete de la época: el maestro herrero José Tejados Romero (1871-1953). Artífice en el arte de la forja y la herrería, formado en Barcelona, en el ámbito de Gaudí, que después volvió a Albacete para ennoblecer obras arquitectónicas de los ya mencionados arquitectos y, como éstos, pasó del modernismo al racionalismo cubista posterior. Tejados es el autor de obras tan soberbias como las puertas y barandillas del Colegio Notarial; del actual edificio de la Cruz Roja, y otras construcciones, así como de la desaparecida farola de la Fuente de las Ranas, que después el Ayuntamiento tuvo que reproducir ante su insensata desaparición.

3. El eje de la “Calle Ancha” en su tramo de Marqués de Molins, es el que, de momento, ha permanecido menos dañado por las absurdas demoliciones llevadas a efecto a finales de los años sesenta y principios de los setenta del siglo XX, por lo que debe permanecer hoy perfectamente conservado en todos sus elementos.

4. Es plausible que los locales comerciales permanezcan como tales, aquí antes estuvo la Caja de Ahorros de Valencia, y tras su traslado, el local puede y debe perfectamente tener otro fin, pues éste da vida al espacio urbano aunque debe adaptarse a la estética y al decoro del lugar.

5. Sin duda, en los grados de protección de los edificios de las Ordenanzas Municipales y del Plan General de Ordenación Urbana, se contempla, en este caso, la integridad de las fachadas, incluidos los elementos arquitectónicos tales como la rejería de puertas y balcones.

Por todo lo expuesto, como ciudadanos de Albacete, que han visto desaparecer demasiados edificios de nuestra ciudad hasta quedar convertida en algo estereotipado y sin interés, pedimos con el debido respeto, pero con toda contundencia, LA REPOSICIÓN INMEDIATA de las mencionadas rejas eliminadas, que forman parte sustancial de un edificio de noventa años, noble y de calidad, que forma conjunto de un espacio urbano ya demasiado mermado, pues constituye un patrimonio local que recibimos de nuestros mayores y tenemos la obligación de transmitirlo a los venideros en el tiempo.

One thought on ““La petición de los vecinos no era una cesión, era la recolocación de las rejas en su lugar original””

  1. Luis says:

    Juan Ramón García Ferre
    Este señor está ahora inmerso en la construcción de 3 torres en Calpe, Alicante.
    Torres Infinium I, II y III. llenas de irregularidades denunciadas y consentidas por un Ayuntamiento a las órdenes de esta gente.
    Tuvo otra empresa, Belén Construcciones, que se hundió y ahora resucita como GyP desarrollos inmobiliarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *