Los empleados públicos sufren una pérdida salarial acumulada del 16,5 por ciento desde 2012

Deja un comentario