Manipulación y justificación. También en la educación de Castilla-La Mancha

Artículo de opinión de Natalio González, Responsable Área Educación IU-Castilla-La Mancha.

El Consejero de Educación de Castilla-La Mancha, Ángel Felpeto Enriquez, en declaraciones a un diario digital, nos advierte a los castellanomanchegos que la educación en nuestra región “puede ir para atrás” si no se aprueban los presupuestos regionales. Y también nos pone en aviso de que si no es así, “llegan problemas a la región”, ya que “en educación parar unos meses supone ir hacia atrás”, lo que tendrá considerables consecuencias en nuestro sistema educativo, evidentemente negativas. También subraya que “es el momento para que Castilla La Mancha cuente con un presupuesto”, por lo que aboga “por el sentido común” y “espera que la situación sea reversible”, pues si no es así, uno de los objetivos tan esperados y anhelados durante años de reducir la tasa de interinidad en nuestra región al 8%, mediante una gran oferta de empleo público, será inalcanzable.

Después de “meternos el miedo en el cuerpo” porque los recortes en la educación pública que padecemos en Castilla-La Mancha, debido a las políticas educativas aplicadas por el Gobierno de Cospedal, van a continuar si no se aprueban los presupuestos del Gobierno de Page, se me plantean algunos interrogantes: primero, ¿por qué razones (sin retórica) no se han aprobado los presupuestos?; segundo, ¿se trata de una ofensiva hacia adelante del Gobierno regional para articular un discurso de presión que consiga revertir la situación?; tercero, ¿qué grupo político de las cortes regionales debería cambiar su posición?

Es obvio que la no aprobación de los presupuestos ha sido porque el Gobierno de Castilla-La Mancha no ha sabido articular una propuesta que convenciera a las otras formaciones políticas de las cortes regionales a votar a su favor. Y yo, que no soy parlamentario regional, estudiando estos presupuestos 2017 que defiende el Gobierno de Castilla-La Mancha, tampoco los hubiera votado a favor porque avalan:

1ª) Que el sistema educativo público de nuestra región siga sin recursos para recuperarse de los recortes impuestos por el anterior gobierno regional (del PP), a pesar del compromiso programático que adquirió el PSOE de CLM en su campaña electoral con los castellanomanchegos.

2ª) Que las subvenciones de dinero público a los centros privados concertados crezcan (y para muestra un botón: el actual gobierno regional está decidido a seguir ampliando la red de centros de enseñanza privada al autorizar la construcción y financiación de un nuevo centro privado-concertado en la urbanización “El Quiñón”, en Seseña, para más de 1.300 alumnos, en vez de ofertar un nuevo centro público).

3ª) Que la inversión para la educación no universitaria continúe siendo insuficiente (en el año 2015 fue de 513 millones de euros menos de lo destinado en el 2011, lo que ha supuesto 6.000 puestos de trabajo menos, disminución de la calidad y equidad educativas, y un recorte de derechos laborales y salariales para el profesorado funcionario e interino). Y seguimos tal cual…

¿Dónde está el compromiso-retórica del PSOE de Castilla-La Mancha del acuerdo-contrato social de su programa electoral para con los ciudadanos de esta región en las últimas elecciones autonómicas? ¿Todo queda ligado y comprometido a los presupuestos del 2017? El Gobierno está para “gobernar”, para superar las dificultades-problemáticas de turno que se le planteen y cumplir con los compromisos adquiridos, además de sortear-buscar soluciones a las graves dificultades que los castellanomanchegos sufren en su vida cotidiana. ¡Basta ya de retórica, de normativas, de decretos, de resoluciones, de discursos vacíos que hastían de la política a la ciudadanía!

En cambio, en el país sucede lo contrario, es decir, un Gobierno del PP (en minoría) de derechas, de los recortes, de la CORRUPCIÓN CON MAYÚSCULAS, saca adelante los presupuestos estatales sin despeinarse. Reflexión-aseveración: No es más que una crónica anunciada. Es lo que sucede, Sr. García-Page, cuando se lleva al Partido Popular a La Moncloa. Y en esto, ¿el PSOE ha tenido algo que ver? Sabemos que son presupuestos que nos condenan a la desigualdad e inequidad social y educativa.

Pero, mira por dónde, el PNV, ha conseguido arrancar al Estado 4.000 millones de euros para los próximos cinco años y, con ello, la ciudadanía vasca tiene más posibilidades de vivir mejor que el resto de España (¿y los ciudadanos y ciudadanas de Castilla-La Mancha, Sr. Presidente?). La jugada maestra e insolidaria del PNV nos condena al resto de España a unos presupuestos que, sólo en Educación, presentan el gasto público que teníamos hace 20 años. Sr. Presidente de Castilla-La Mancha, ¿cuándo nos va a explicar esto a los castellanomanchegos? Porque usted tendrá algo que aportar ya que su decisión-voto fue a favor de que esto sucediera: el PNV no es el único que nos condena a estos presupuestos, ya lo hizo el PSOE mucho antes con su abstención que favoreció el ascenso al poder de Rajoy y del PP.

Por tanto, puedo concluir que gracias al PSOE y Ciudadanos, España y Castilla La Mancha tendrán unos presupuestos en los que el gasto en relación al PIB baja en Educación, Sanidad y políticas de protección social. Pero el PSOE, desde hace años, tiene estas contradicciones. Debe ser por lo de la “socialdemocracia”, uno de tantos términos retóricos del lenguaje que usan a diario algunos partidos políticos cuando quieren disfrazar la realidad de lo que pasa para convencer a los españolitos de que les sigan votando.

En fin, ya lo cantaba hace años el maestro Carlos Cano: “Hasta un pueblo de Alemania se ha marchao el Salustiano, con más de cuarenta años y de profesión el campo … Yo no creo que el dinero les toque en la tómbola, a esos gachos trajeaos que viven de ná; y lo roban, lo roban; y lo roban, lo roban; y lo roban, lo roban, con cuatro palabritas finas lo roban …”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *