No admitimos la abstención

Por Isabel Álvarez, Responsable de Mujer de IU CLM.

El pasado día 19 de junio, Izquierda Unida de Castilla-La Mancha se sumó a las movilizaciones que los movimientos feministas, los movimientos sociales, los partidos políticos, y la sociedad en general habían convocado saliendo a la calle para pedir que el gobierno de Mariano Rajoy aumentara las partidas presupuestarias destinadas a políticas contra la violencia de género y la igualdad en un importe de 120 millones de euros. Uno de los  objetivos de este incremento presupuestario es poder firmar un pacto de Estado contra la violencia machista con garantías de que será suficientemente dotado con fondos que nos permitan asegurar que no será un pacto que quede únicamente sobre el papel.

Después de la movilización del 19J, Izquierda Unida, recogiendo la propuesta de los colectivos feministas, inicio por su parte una campaña institucional presentando mociones en todos los ayuntamientos donde teníamos representación. Hoy seguimos presentando esas mociones para pedir que, aunque los presupuestos estén aprobados, se introduzcan modificaciones presupuestarias en las cuentas del Estado que permitan llegar esa cantidad con el objetivo de hacer creíble ante la sociedad la intención de luchar para erradicar los asesinatos machistas.

Creemos que los partidos políticos cuando hablan de pacto de Estado contra la Violencia de género deben hacerlo desde la responsabilidad y el compromiso. Sabemos que las palabras resultan vacías, si no se acompañan de la suficiente implicación.

Estamos presentes en la calle y también trasladamos a las instituciones nuestras iniciativas.

Con la presentación de esta moción en los ayuntamientos, Izquierda Unida de Castilla-La Mancha, instamos al resto de los partidos políticos a su aprobación como prueba de coherencia y esfuerzo por buscar soluciones y como  apuesta decidida por este pacto de Estado. Porque no apoyar y aprobar las mociones en las instituciones supone que el pacto nace muerto, que las medidas no se implementen al no estar dotadas y que volveremos a los minutos de silencio y las banderas a media asta que no sirven para nada excepto para acallar las conciencias  de aquellos que no moverán un dedo para detener el terrorismo machista.

No admitimos la abstención, no admitimos las excusas de que los presupuestos están ya aprobados, no nos resignamos al discurso de que en el pleno municipal solo se estudian los asuntos que afectan al  gobierno local.

Solo con la implicación de todas las instancias acabaremos con los asesinatos, solo exigiendo acciones, dotación y memoria económica a través de la modificación presupuestaria podremos remover los cimientos del patriarcado, proteger a las víctimas y realizar acciones y políticas preventivas, entre otras cosas.

Los partidos políticos en nuestros municipios y las instituciones en general no podemos quedarnos en gestos fáciles, en el anonimato que proporciona perderse en el grupo, tenemos que dar la cara cuando nos preguntan y ahora nos toca levantar la mano para dejar clara nuestra postura. Los representantes electos en los ayuntamientos no se pueden esconder y necesitamos que respondan y actúen al lado de la mayoría social y de las mujeres y criaturas que están sufriendo.

Así seremos nosotras y nosotros, los representantes públicos, las que obliguemos a acometer las políticas estatales contra esta lacra.

Nos sobran los minutos de silencio, en Izquierda Unida de Castilla-La Mancha queremos cambiarlos todos por 120.000.000 de euros.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *