Rechazo, un año más, a la participación del alumnado en jornadas de puertas abiertas en bases militares

Imagen de archivo.

Desde el Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza de Castilla-La Mancha (STE-CLM) quieren mostrar su rechazo, un año más, a la participación del alumnado en jornadas de puertas abiertas en bases militares, como la que estos días se está haciendo en la Base Militar de Almagro, donde los escolares de los colegios de la zona tomaron contacto con helicópteros de guerra y otro tipo de armamento.

“Es una contradicción educar para la paz y que se introduzca el militarismo en nuestras escuelas. Nunca la educación para la paz va a ir de la mano de los ejércitos, que para resolver los conflictos hacen uso de armamento”, afirman en un comunicado.

“De poco valen las bellas declaraciones de principios recogidas en las leyes educativas, que recogen el fomento de la convivencia cordial o la resolución de los conflictos positivamente, si luego mostramos a nuestro alumnado los beneficios del ejército armado. Los valores pacifistas no se sostienen sobre una cultura militarista. En cualquier ámbito el fomento de esta cultura que admira o justifica la violencia y la muerte es escandaloso, pero lo es más en el ámbito educativo público, porque las escuelas deberían fomentar conocimientos y valores pacifistas. ¿Dónde queda la transversalidad de la educación para la paz?.

La cultura de la paz se ha eliminado del currículo de nuestro sistema educativo con la desaparición de Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos. Esto traerá aparejado que nuestros jóvenes no estudiarán durante su educación obligatoria temas como la igualdad entre hombres y mujeres, la violencia de género, la diversidad afectivo-sexual, la homofobia, el racismo, la pobreza y sus causas… es decir, muchas cuestiones dirigidas a fomentar una cultura de la paz y la no violencia y, por ende, a la prevención de conflictos.

Uno de los mayores problemas es la idea que tratan de transmitirnos de que los actuales ejércitos sólo desarrollan tareas humanitarias. Pero desde luego, si analizamos más detenidamente, vemos que España ha participado en la última década en varias guerras, donde los soldados españoles matan y son matados como ocurre en todas las guerras.

La institución militar lleva años introduciéndose en el sistema educativo a través de las charlas que ofertan al alumnado de 4º de ESO y 2º de bachillerato para mostrarles el ejército como salida profesional. Son muchos los docentes que se han opuesto a que a su alumnado se le adoctrine en valores contrarios a los de una sociedad que busca la resolución pacífica de los conflictos. También con estas visitas donde los niños de Infantil y Primaria toman contacto con instrumentos de guerra como helicópteros de ataque.”

Por último, desde STE-CLM aseveran que “son otros los valores que hemos de transmitir a nuestros jóvenes como los de solidaridad, humanidad, ayuda al prójimo, convivencia pacífica… en lugar de apoyar a un ejército, el cual está sustentado a las grandes empresas de fabricación de armamento”.

Deja un comentario